Si el día de la boda es importante, más lo es aún la organización anterior y todos los pasos que conlleva su preparación. En España en ocasiones se tiende a pensar que la mayor parte recae sobre la novia, y es cierto, pero cada vez más, las novias echan mano de sus amigas y círculo más cercano para que le ayude con todos los preparativos. Hemos recopilado las 5 funciones de una dama de honor.

Aunque nos pueda parecer que las damas de honor es una tradición americana, en realidad es muy europea y cada vez en España se lleva más. Si no sabes quién puede ser tu dama de honor simplemente cierra los ojos y las primeras personas que veas contigo ese día, son ellas quienes pueden acompañarte ese día. ¿Quieres ver cómo pueden ayudarte?

Elegir el vestido con la novia

Nadie te conoce mejor que tú misma pero tener a tus damas de honor contigo en la elección del vestido es una gran ayuda porque te serán sinceras y conseguiréis juntas el mejor vestido posible. Esto no quiere decir que tu madre o tu hermana/s no estén contigo ese día, simplemente, seréis más y lo pasaréis mejor.

Apoyar en los momentos de crisis

Todas las novias entran en pánico en algún momento durante la organización de la boda y ahí debe estar la dama de honor para echar una mano en todo lo que la novia pueda necesitar. No hace falta estar junto a ella las 24 horas pero sí es importante poder solucionar problemas que a la novia se le escapen.

5 funciones de dama de honor

Organizar la despedida de soltera

¡Quién sino! Es una fiesta en la que lo importante (aunque en ocasiones se nos olvide) la importante es la novia: una dama de honor conocer sus gustos, lo que le puede apetecer ese día, puede aportar muchas ideas y sobre todo puede ejercer de perfecta anfitriona para que todo salga a la perfección.

Estar pendiente de la novia para que no le falte de nada

El día de la boda estarás con la novia desde antes incluso que los invitados lleguen y serás un apoyo muy importante para la novia ya que todo lo que ella pueda necesitar se lo puedes dar tú: apoyo emocional, tranquilizarla... O incluso traerle una bolsita de chuches justo antes de darse el sí quiero.

Dar un bonito discurso

Finalmente, en todas las ceremonias es bonito que los invitados digan algo sobre los novios. Es emocionante ver cómo la novia se emociona cuando la dama de honor ha trabajado en un discurso para hacer que su día sea aún más especial. Habla de cuando y cómo os conocistéis y lo que más te gusta de ella. Pero no olvides al novio, se casa tu amiga pero el día es de los dos.